Corona de pan trenzada

La corona de pan trenzada, aunque esté muy vinculada a la época navideña, es una receta que admite tantas variantes que creo que puede funcionar en cualquier ocasión especial.

Se trata de un pan delicioso, con una corteza crujiente y al mismo tiempo una miga muy tierna.
Puede elaborarse con infinidad de rellenos, tanto dulces (azúcar y canela, chocolate, frutos rojos, …) como salados (salsa pesto, diferentes tipos de quesos, jamón, frutos secos, dip de pizza, …).
Tiene un aspecto muy similar al Kringel Estonian, pero la receta de hoy es más un pan que un brioche.
Vale la pena probarlo.

Corona de pan trenzado 5

Ingredientes para una corona de pan trenzada:
Para la masa de pan:

  • 200 gr. de harina integral
  • 250 gr. de harina blanca
  • 300 ml. de agua tibia
  • 15 gr. de levadura fresca
  • 1 cucharada de AOVE
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas de azúcar

Para el relleno:

  • 5 cucharadas de sobrasada
  • 100 gr. de queso Emmental, rallado

Preparación de la corona de pan trenzada:
Disolver la levadura en el agua tibia y reservar.
Mezclar la harina blanca con la integral. Añadir la pizca de sal y formar un volcán.
Incorporar la levadura y el agua a la mezcla de las harinas. Remover bien, incorporando harina si la masa fuese demasiado pegajosa.
Añadir el aceite y el azúcar y amasar hasta tener una masa homogénea.

Formar una bola, poner en un bol y tapar con un trapo húmedo. Dejar reposar la masa durante 1 hora y media en un lugar cálido, hasta que aumente el volumen.

Mezclar la sobrasada con el queso rallado.

Después del reposo de la masa, amasar de nuevo para quitarle el aire y extenderla sobre la superficie de trabajo, dejándola con aproximadamente 1 cm. de espesor. Verter el relleno por encima, dejando un borde en los lados para poder cerrarla.
Enrollamos la masa a lo largo y hacemos un corte longitudinal con un cuchillo afilado, separándola en dos partes.
Con cuidado, empezar trenzando la masa desde un extremo con cada una de las partes hasta llegar al otro extremo.
Una vez trenzada, juntar las dos puntas, haciendo forma de corona y presionar para sellar bien.

Precalentar el horno a 200º.
Ponemos la corona sobre una bandeja de hornear, forrada con papel vegetal y la horneamos a 180º durante 35 minutos.

Sacar del horno y dejar templar sobre una rejilla.

¡Está delicioso aún calentito!


Delicious Martha

Delicious Martha

Leave a Comment