Cheesecake de té Matcha

Sí, has leído bien. Cheesecake de té Matcha, el dulce que puede revolucionar tus postres a partir de hoy.

Ya sabéis lo que me gusta el cheesecake. Es el favorito de mi hermano y por eso he preparado millones de recetas hasta conseguir mi gran pastel de queso, ese que siempre se hornea cuando hay una celebración en casa. El que nunca falla por mucho que tengas un mal día, o el horno esté sin ganas de funcionar. Siempre queda bien.
Pero por esa razón, me encanta probar nuevas recetas del mismo pastel. Inventar, descubrir, probar… Me gusta demasiado y ya me lo tomo como un reto. Y de allí a un Cheesecake de té Matcha, unos pasos…

Cheesecake de te matcha

Así es como surgió la idea de preparar un cheesecake con este ingrediente del que tanto se ha oído hablar últimamente. El té Matcha, que suena a chino, tiene su origen allí, pero fueron los monjes de Japón quienes descubrieron sus grandes beneficios y lo popularizaron.

Cheesecake de te matcha
Para los que todavía no estéis familiarizados con él, el té Matcha es un té verde molido, pero por decirlo de algún modo, más concentrado. Es decir, agrupa más cantidad de propiedades que las del té verde que conocemos, puesto que ha pasado por un proceso de cultivo muy particular. En su recolecta, se tratan las hojas de la planta del té, se secan y después se muelen, para dar como resultado este polvo fino tan beneficioso para la salud. Al consumir literalmente las hojas del té molidas, éstas nos aportan muchos más beneficios que si las infusionamos (como ocurre con el resto de tés).

Cheesecake de te matcha

Algunos estudios demuestran que, el té Matcha, además de reducir el colesterol y azúcar en sangre y ayudar en la pérdida de peso, calma la ansiedad y mejora el estado de ánimo, así como un bienestar generalizado gracias a la sensación de relajación.
También se cita que, entre otras muchas cosas, es un poderoso antioxidante, generador de energía y de defensas, así como previene la aparición de enfermedades degenerativas.

Cheesecake de te matcha

A mí no se me ocurre nada mejor para disfrutar de un delicioso pastel de queso que pensar en todas las propiedades que tiene este alimento. Así que, no lo pienses más y lánzate a preparar este maravilloso cheesecake de té Matcha para sorprender.
Para ver la receta paso a paso de la preparación de éste dulce, visita mi canal de Youtube.

Cheesecake de te matcha

Para prepararlo necesitaremos…

Ingredientes para un Cheesecake de té Matcha:

Para la base:

  • 200 gr. de galletas, tipo Digestive
  • 80 gr. de mantequilla
  • 1 c/s de cacao puro en polvo

Para el relleno:

  • 600 gr. de queso en crema
  • 170 gr. de azúcar
  • 135 gr. de yogur griego
  • 2 huevos + 1 yema
  • 2 c/s de harina de repostería
  • 3 c/s de té matcha
  • Agua caliente
  • 1/2 c/p de vainilla en polvo

Para decorar:

  • 2 cucharadas de yogur natural, sin azúcar
  • 1 cucharada de azúcar glas
  • Grosellas y frambuesas frescas
  • Hojas de menta

Cheesecake de te matcha

Preparación del Cheesecake de té Matcha:

Empezar preparando la base del cheesecake de té matcha. Para ello, moler las galletas con la ayuda de una batidora eléctrica o picándolas dentro de una bolsa de plástico.

Poner la arena de galletas en un bol junto al cacao en polvo y la mantequilla derretida. Mezclar bien y verter en un molde de 22 cm. de diámetro con la base forrada con papel vegetal. Presionar con una cuchara formando toda la base de galletas y con un pequeño borde en las paredes del molde, para que el relleno quede en el interior. Refrigerar mientras se prepara el resto del cheesecake de té matcha.

Para preparar el relleno, empezar por el té matcha: Poner los polvos de té en un bol y añadir una cucharada de agua caliente. Remover e ir añadiendo más agua poco a poco hasta que se consiga una pasta densa y homogénea.

Por otro lado, poner la crema de queso en un bol ancho. Batir con las varillas eléctricas para suavizarlo un poco. Añadir el azúcar y seguir batiendo hasta que esté homogéneo. Integrar el yogur, la harina y la vainilla en polvo y seguir batiendo. También la harina, tamizada previamente y los huevos con la yema. Batir hasta que quede una masa uniforme.

Por último, añadir la pasta de té matcha y remover muy bien, con la ayuda de las varillas primero y después con una espátula de silicona.

Retirar la base de galleta del frigorífico y verter el relleno de queso en el interior. Para decorar, mezclar el yogur con el azúcar glas y hacer unas formas en la superficie del cheesecake de té matcha.

Introducir en el horno precalentado a 200ºC. Hornear durante 10 minutos y bajar la temperatura a 180ºC. Hornear 25 minutos más, apagar el horno y dejar la tarta en su interior hasta que esté frío. Una vez a temperatura ambiente, guardar en el frigorífico hasta el día siguiente (o un mínimo 4 horas).

Antes de servir el Cheesecake de té matcha, cubrir con unas frambuesas y unas grosellas frescas y hojas de menta.

Cheesecake de te matcha

Delicious Martha

Delicious Martha

2 comentarios

Leave a Comment