Boniatos hasselback con pesto de almendras

Cuando parece que el otoño ya está aquí para quedarse… Nos apetecen platos con más sustento. Que nos aporten energía y nos hagan entrar en calor. Pues no te pierdas esta receta de boniatos hasselback, porque seguro que será una de esas que te llamarán la atención y te harán sucumbir ante esta época lluviosa.

Todos conocemos o hemos visto alguna vez esta forma curiosa de preparar las patatas, pero no unos boniatos hasselback. Una receta sencilla y que se denomina de ésta forma por cómo se corta y se asa el principal protagonista de la receta. No es más que, con un poquito de traza, cortar la patata -o el boniato en este caso- en forma de acordeón. Para después, rellenar estos huecos entre láminas con lo que más nos apetezca. Sin duda, una presentación de lo más curiosa, ¿verdad?

Boniatos hasselback

Como os digo, no tiene ninguna complicación. Basta con tener un poquito de mimo a la hora de cortar el boniato, y con el sencillo truco que te enseño en el vídeo del paso a paso, seguro que lo tuyo es coser y cantar con este plato.

Ya puedes ver que mi relleno es queso, y una salsa pesto de almendras. Pero atrévete y deja volar tu imaginación para rellenarlos de lo que más te apetezca. Combina sabores, añade tu salsa favorita… Las opciones son muy extensas y el boniato acepta de buena gana cualquier acompañamiento.

Boniatos hasselback

Y, antes de seguir con la receta, seguro que muchos os preguntáis de dónde sale un plato tan original. La respuesta es sencilla. ¿A qué suena hasselback? A mueble de IKEA quizás… Pues efectivamente, son un plato típicamente sueco. De hecho, provienen de un restaurante de Suecia –Hasselbacken-. Este restaurante, después de ser remodelado tras un incendio, abrió sus puertas reconvertido también en escuela de cocina. Y fue en ese entorno, y por sus propios aprendices, donde se crearon las patatas Hasselback. 

La receta tradicional, la que inventaron estos jóvenes cocineros, sólo llevaba mantequilla, sal, pimienta y un poco de pan rallado, para darle el toque crujiente. Pero del modo en que triunfaron, sus variaciones empezaron a extenderse y a aumentar de forma desmesurada. Hasta llegar a aquí, a los boniatos. A los boniatos hasselback de Delicious Martha.

Boniatos hasselback
Ingredientes para 4 boniatos hasselback con pesto de almendras:

  • 4 boniatos, bien lavados con un cepillo y agua
  • 50 gr. de almendras, crudas y peladas
  • 1 puñado de hojas frescas de albahaca
  • 30 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de parmesano en polvo
  • escamas de sal
  • 100 gr. de queso cheddar
  • queso rallado, para gratinar

Boniatos hasselback

Preparación de los boniatos hasselback con pesto de almendras:

Precalentar el horno a 190ºC.

Lavar muy bien los boniatos bajo el agua y con la ayuda de un cepillo suave, frotar la piel para eliminar toda la arena y las impurezas. Secar con un paño y disponer sobre la tabla de cortar. Para cortarlos más fácilmente, colocar unas medidas de madera o algún palo de la medida de 10mm a cada lado del boniato, y realizar cortes perpendiculares, como si se fuese a cortar a rodajas, sin llegar al otro extremo. De este modo, quedará como un acordeón, que es la forma típica hasselback.

Una vez realizados todos los cortes, colocar en una fuente apta para horno. Seguidamente, cortar el queso cheddar a cuadrados pequeños e ir introduciéndolos en las “ranuras” que se han hecho a los boniatos. No hace falta rellenarlas todas, servirá con rellenar una sí y otra no.

A continuación, se prepara el relleno. Para ello, en una batidora eléctrica colocaremos un diente de ajo pelado, la albahaca, las almendras, el parmesano y el aceite. Batir bien durante unos segundos, o hasta que se forme una crema espesa y con grumos. No es necesario que quede totalmente lisa, porque le aportará un toque crujiente a los boniatos.

Una vez triturado, repartir 3/4 partes sobre los boniatos, procurando que la mezcla se cuele entre las ranuras de la hortaliza. Es mejor ayudarse de una cuchara para extenderlo todo bien. A continuación, tapar con papel de aluminio e introducir en el horno durante 35-40 minutos.

Pasado el tiempo, sacar del horno, repartir la salsa sobrante y espolvorear con queso rallado. Volver a introducir, de nuevo, en el horno, sin tapar. Así conseguiremos que se gratine la parte superior. Una vez tostados, retirar del horno y servir inmediatamente.

Boniatos hasselback

Delicious Martha

Delicious Martha

Leave a Comment