Chips de kale, el snack más saludable

Nada más sencillo, sano y sabroso, como estas Chips de kale.

Chips de Kale

Os aseguro que con este snack, las Chips de kale, no volveréis a comprar jamás las patatas fritas que tienen tantos aditivos. ¡No os harán falta! Porque podéis aderezar estas chips a vuestro gusto y hacerlas totalmente perfectas para vuestro paladar.

Chips de Kale

Chips de Kale

Y como decía, son sanísimas, puesto que llevan sólo escamas de sal, aceite de oliva virgen extra, y las especias que más os gusten. En mi caso, el jengibre y el curry, que me vuelven loca. Pero podéis hacerlas con cúrcuma, nuez moscada, sésamo, pimentón picante… Las variantes seguro que son interminables.

¿Os animáis? En 10 minutos lo tendréis listo y no ensuciaréis prácticamente nada…

Encontrarás la video receta paso a paso aquí.

Chips de Kale

Ingredientes para las chips de kale:

  • Col kale, las hojas sin el tallo
  • curry molido
  • jengibre molido
  • escamas de sal marina
  • aceite de oliva virgen extra

Chips de Kale

Preparación de las chips de kale:

Primero de todo, precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
A continuación, lavar muy bien las hojas de la col kale, procurando que no quede arena ni suciedad entre las hojas. Seguidamente, dejar escurrir y secar con un trapo, intentando llegar a todos los surcos para que no quede humedad (esto facilitará que queden crujientes).

Cuando estén totalmente secas, cortar las hojas, separándolas del tallo central, ayudándonos de las manos. Ir disponiendo las hojas de la col sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Es importante que no se amontonen entre ellas, sino que formen una fina capa que cubra la bandeja.

Regar todas hojas de kale con un poco de aceite de oliva. Después, espolvorear curry y jengibre molidos al gusto. Si os gustan más otras especias, no dudéis en incorporarlas, incluso hacer las chips picantes con pimentón u otra especia al gusto. Por último, repartir escamas de sal por toda la superficie.

Finalmente, introducir en el horno durante 8-10 minutos, vigilando que no se quemen las hojas y no se ennegrezcan porque amargarían. Cuando estén crujientes, retirarlas del horno, dejarlas templar y pasarlas a una fuente.

NOTAS:

  • Es mejor consumirlas al momento para que no se remojen, pero también podéis guardarlas en un recipiente hermético en un lugar muy seco y aguantarán un tiempo prudencial.
  • Podéis sustituir las especial al gusto.
  • Si es la primera vez que las hacéis, no perdáis de ojo el tiempo de horneado, porque se queman muy fácilmente. El tiempo depende de cada horno, así que es mejor contar 8 minutos que pasarnos.

Chips de Kale

Delicious Martha

Delicious Martha

Leave a Comment