Crema de remolacha con vino blanco

Crema de remolacha con vino blanco

Hoy en Delicious Martha os traigo una receta salada y con un toque muy especial. Dentro de la nueva sección de etiquetas Last Minute Recipes encontraréis ésta deliciosa crema de remolacha con vino blanco tan vistosa y saludable.

Crema de remolacha con vino blanco

Ahora, que todavía no ha empezado el buen tiempo, me apetecen este tipo de recetas calientes y que nos dan energía por su aporte nutricional. La remolacha es una hortaliza formada principalmente por agua, carbohidratos (azúcar y fibra) y con muy poca grasa. Hay muchos estudios que indican que es buen alimento para las personas hipertensas. En la cocina, generalmente la consumimos cocida, aunque también se usa como colorante o para extraer azúcares.
En la receta que os enseño hoy en Delicious Martha, le damos ese toque especial que la hace diferente y le da un sabor delicioso, se trata de un vino blanco Creu de Lavit que marida muy bien con éste tipo de cremas, y que hará que una simple crema tenga un final delicioso.

Además, y como os comentaba al principio del post, es una de las recetas que forman parte de las Last Minute Recipes, por lo que en muy poco tiempo podemos tener un primer plato delicioso y muy sano para mantener siempre una buena alimentación.
Animaos a probarla, además de bonita, ¡es estupenda!
Ingredientes para 4 platos de Crema de remolacha con vino blanco:

  • 25 gr. de mantequilla
  • 50 ml. de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
  • 140 gr. de col lombarda
  • 110 gr. de puerro
  • 800 ml. de caldo de pollo
  • 3 remolachas, cocidas y peladas
  • 70 ml. de vino blanco Creu de Lavit Segura Viudas
  • 20 ml. de nata líquida
  • Queso parmesano (para decorar)
Preparación de la Crema de remolacha con vino blanco:
En una cazuela, poner la mantequilla, el aove y el puerro picado. Saltear durante 10 minutos.
Cortar la col y añadirla a la cazuela, junto con el caldo de pollo.
Dejar cocer durante 20 minutos.
Pasado el tiempo, cortar las remolachas en cubos e introducirlas en la cazuela. Dejar cocer 5 minutos y triturar con la batidora eléctrica.
Pasar la mezcla por un colador y volver a verter en la cazuela. Calentar a fuego medio sin que llegue a hervir. Añadir la nata y el vino y remover bien.
Servir con unas lascas de queso parmesano.
Crema de remolacha con vino blanco

Deja una respuesta