¿Os apetece un bocado refrescante, suave y delicioso? Un postre muy conocido pero del que nunca me canso; una tarta que parece que, más que llenarnos, nos ayuda a una mejor digestión (bueno, de ilusión también se vive, ¿verdad?). Lo cierto es que el Lemon Meringue Pie que hoy te dejo en Delicious Martha no es otro pastel más. Por lo menos a mí me parece mucho más ligero, menos dulce que otras muchas tartas, y de lo más apetecible cuando empieza a hacer buen tiempo.

Lemon-Pie1Brevemente os quería explicar la historia de esta tarta. Esta versión es originaria de la cocina norteamericana, donde se han podido encontrar recetas de mediados del 1800. Aunque lo cierto es que desde la época Medieval, sobre el siglo XVI, se preparaba en la repostería británica, pero sin la capa característica de merengue que lo cubre, siendo una de las meriendas más populares en la corte de la Reina Elizabeth.
Normalmente se elabora con una base de pasta brisa, crujiente y poco dulce, rellena de una crema suave y ácida de limón (y que puede variar según la receta; siendo Lemon Curd, crema de limón hecha con leche condensada, …). Y finalmente se cubre y decora con una capa de merengue que se dora en el horno y le da un color y un aspecto de lo más apetecible; a la vez que su dulzor contrarresta la acidez del cítrico.

Es sencilla y deliciosa, vamos a por ella.

2015-07-09 18.51.56
Ingredientes para una Lemon Meringue Pie de 23 cm. de diámetro:
Para la base de pasta brisa:

  • 165 gr. de harina
  • 2 c/s de azúcar glas
  • 1 pizca de sal
  • 150 gr. de mantequilla fría, cortada a cubos
  • 1 y 1/2 c/s de agua muy fría

Para el relleno de lemon curd:

  • 3 yemas de huevo
  • 165 gr. de azúcar
  • 60 gr. de Maizena
  • 3 limones, su ralladura
  • 80 ml. de zumo de limón
  • 185 ml. de agua o leche

Para el merengue:

  • 3 claras de huevo
  • 75 gr. de azúcar glas

Preparación de la Lemon Meringue Pie:
De la base de pasta brisa:
Engrasar un molde redondo desmontable de 23 cm. de diámetro y forrar la base con papel vegetal.
En un bol amplio, verter la harina, el azúcar glas, la sal y la mantequilla fría. Trabajar con las manos hasta unir todos los ingredientes. Ayudarse de un poco de agua fría si es necesario para poder formar una bola con la masa. Envolver en papel film y refrigerar 30 minutos.
Disponer sobre la superfície de trabajo un papel vegetal, poner la masa encima y cubrir con otro papel. Con la ayuda del rodillo, estirar la masa hasta dejarla de un grosor de unos 5 mm. Estirar sobre el molde reservado anteriormente, presionando para que coja la forma. Tapar de nuevo con  el film y dejar reposar en el frigorífico de nuevo durante 2 horas.
(De mientras se puede preparar el relleno).
Pasado el tiempo, pinchar con un tenedor toda la base, e introducir en el horno precalentado a 180ºC durante 15 minutos con algún peso encima para evitar que suba.
Después de éstos primeros minutos, retirar el peso y hornear 10 minutos más o hasta que tenga un tono dorado.
Retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla, sin desmoldar.

Del relleno de limón:
Mezclar la leche o el agua con la Maizena y el zumo de limón. Remover bien para evitar grumos.
En un cazo, verter ésta mezcla con el azúcar y la ralladura de los 3 limones.
Llevar a fuego medio, removiendo constantemente, hasta que la mezcla espese.
En cuanto llegue a éste punto, verter sobre las yemas de huevo ligeramente batidas, sin dejar de remover en ningún momento para evitar que cuajen.
Disponer la mezcla en un recipiente ancho, tapar con film transparente (que esté en contacto con la crema) y refrigerar hasta que pierda el calor.

Del merengue y montaje final:
Batir las claras con las varillas eléctricas hasta que estén semimontadas. Ir añadiendo poco a poco el azúcar hasta obtener una mezcla brillante y se formen picos suaves al levantar las varillas.

Para montar la tarta, repartir la crema sobre la base ya fría.
Disponer el merengue en una manga pastelera y decorar la superficie con pequeños picos de merengue.
Hornear a 180ºC durante 5 minutos o hasta que empiece a tener un tono dorado.
Retirar y dejar enfriar por completo a temperatura ambiente.

NOTAS:

  • Podemos hacer este merengue o el que más nos guste, todo dependerá del proceso de elaboración
  • Se puede refrigerar la tarta, una vez a temperatura ambiente, para que el relleno coja más textura
  • Para la versión más rápida, podemos comprar la base de pasta brisa ya hecha, y preparar sólo el relleno y el merengue
  • Perdonadme por no enseñaros este Lemon Pie en más imágenes, pero os aseguro que no me dio tiempo, ¡es una tarta que vuela en segundos!

Pin It on Pinterest