Lo prometido es deuda. Hace una semana en mi perfil de Instagram os decía que colgaría la receta de estos Fideos al horno, un plato tradicional en casa, y aquí está. La pongo en vuestras manos para que la disfrutéis conmigo.

Fideos al horno

Es la receta que he visto desde siempre en casa de mis abuelos un domingo cualquiera, y que más adelante la preparaba mi madre con tanto cariño para días especiales o cuando quería alegrarme una mala jornada… Recuerdo su sabor desde que tengo uso de razón y, aunque parezca un plato más, para mí tiene mucho sentimiento.

Podéis imaginar que es el típico plato de pasta con tomate. Pero no, no se trata de los conocidísimos macarrones con tomate y queso gratinados al horno. Estos fideos tienen un sabor particular, por la salsa y el tiempo de cocción. Quizás yo los tenga idealizados (que también podría ser…), pero os aseguro que os gustarán muchísimo y no os llevará demasiado tiempo prepararlos.

No quiero enrollarme más, os dejo ya con la receta de mis fideos con historia.

Fideos al horno

Fideos al horno

Ingredientes para los Fideos al horno para 4 personas:

  • 500 gr. de fideos gruesos
  • 4-6 tomates en rama, según tamaño
  • 1 lata pequeña de moixernons o senderillas secas
  • Azúcar
  • Sal
  • Orégano seco
  • Queso tierno, para gratinar
  • Margarina

Fideos al horno

Preparación de los Fideos al horno:

Empezar preparando el sofrito de tomate. Para ello, poner un cazo con agua a calentar y llevar a ebullición. En cuanto arranque el hervor, verter los moixernons o senderillas y dejar hervir un minuto y medio. Apagar el fuego, y dejar las setas en el agua, para que vayan aromatizando el agua mientras se trabaja el resto de la salsa. 

Rallar los tomates y desechar la piel. Poner toda la pulpa del tomate en una sartén caliente con dos cucharadas de aceite de oliva virgen. Rectificar la acidez con un poco de azúcar. Dejar sofreír a fuego bajo lentamente (aproximadamente 35-45 minutos). El agua del tomate se evaporará y tiene que reducirse mucho, cogiendo un tono marrón oscuro. Salar y añadir un poco de orégano al gusto.

Cuando la salsa de tomate se vaya juntando cada vez más y aparezcan como grumos, con una espumadera, recoger las setas del cazo con agua e incorporarlas al tomate, reservando el caldo. Colar este caldo para retirar las impurezas o la arena que sueltan las setas y añadirla poco a poco a la salsa de tomate; ir removiendo con una cuchara de madera para ligar la salsa. En cuanto esté fina y ligada, tapar y dejar cocer a fuego bajo hasta que se evapore un poco del agua (aproximadamente 15 minutos).

Apartar del fuego, tapar y reservar.

Por otro lado, en una cazuela con abundante agua, cocer los fideos durante los minutos indicados por el fabricante para que estén al dente. Colar y lavar con agua fría para cortar la cocción.

Volver a ponerlos en la cazuela, añadir la salsa de tomate y remover hasta que toda la pasta se combine bien con el tomate.

Pasarla a una fuente de cerámica apta para horno, previamente untada con margarina. Sobre los fideos, rallar el queso y repartir unas cucharaditas de margarina por encima.

Hornear 8 minutos en horno precalentado a 200ºC, con calor sólo en la parte superior, para que quede gratinado.

En cuanto adquiera un tono dorado y el queso empiece a tostarse, retirar y servir inmediatamente.

 
Fideos al horno

Pin It on Pinterest