Ensalada de sandía y feta para combatir el calor

Ensalada de sandía y feta para combatir el calor

¡Que levante la mano el que quiera una ensalada de sandía y feta refrescante para combatir las altas temperaturas!

En verano, hay ocasiones en las que no tenemos ni hambre, y nos conformamos con un simple vaso de gazpacho andaluz que nos alimente y refresque.
Pero, atentos, porque hay muchísimas alternativas deliciosas y, sobretodo, vistosas, que también nos van a enamorar. Y sino, fíjate en esta ensalada de sandía y feta.

Ensalada sandia y feta

Ya no solo la elaboración y sencillez del plato, sino los dos tipos de presentación que os enseño en el post de hoy de esta ensalada de sandía y feta. O lo comes como una pizza, o usas la piel de la sandía como ensaladera. ¿Es o no una idea estupenda? Podríamos comernos hasta los platos… Me pareció que sería algo divertido y que a los niños les encantará seguro.

Ensalada sandia y feta

Ensalada de sandía y feta

Comemos fruta, nos hidratamos, refrescamos y disfrutamos de una deliciosa ensalada de sandía y feta que sí, combina a las mil maravillas el sabor dulce de la fruta con la intensidad del queso griego. Si creéis que es muy fuerte, o sois partidarios de sabores más suaves, podéis cambiarlo por un queso mozarella o queso fresco. El resultado también será una maravilla.
Y para que no pierdas detalle de nada, no te pierdas el paso a paso en mi canal de Youtube.

Ensalada sandia y feta

¿Empezamos a refrescarnos?

Ingredientes para una ensalada de sandía y feta:

  • 1/2 sandía
  • 2 gajos de melón
  • Queso feta
  • Nueces, partidas groseramente
  • Pipas de girasol
  • 1/4 de cebolla morada
  • Unas hojas de menta
  • Ralladura de 1/2 limón
  • Canónigos y rúcula
  • Orégano seco
  • Aceite de oliva virgen extra

Ensalada de sandía y feta

Preparación de la ensalada de sandía y feta:

Con un sacabolas, vaciar la media sandía e ir disponiendo las bolas en un recipiente a parte.

Retirar el exceso de agua y las partes que poco uniformes para hacer un zumo o unos polos de fruta. Con un trapo o papel de cocina, secar el interior de la piel de la sandía con cuidado.

Sacar unas bolas de los gajos de melón e introducirlos en el recipiente que usaremos para presentar la ensalada, la piel de la sandía que se ha vaciado.

Poner también las bolas de sandía que se han reservado y el queso feta desmigado con los dedos.

Pelar la cebolla y cortarla en juliana, muy fina, y juntar con el resto.

Añadir la ralladura de limón, las nueces partidas groseramente y las pipas de girasol.

Picar las hojas de menta, previamente lavadas, y mezclarlas con el resto de la preparación. Finalmente, verter unas hojas de rúcula, los canónigos y espolvorear orégano seco.

Mezclar con cuidado dentro del mismo bol de sandía, regar con aceite de oliva virgen extra y servir de inmediato.

NOTAS:

  • Se puede guardar refrigerado, pero la fruta suelta juego y es mejor consumirla al momento.
  • Se puede optar por la segunda presentación de las fotos, cortando la sandía en rodajas y disponiendo todos los ingredientes en la superficie, a modo de pizza. Para servirlo, cortado en triángulos.

Ensalada de sandía y feta

Deja una respuesta