Crema de setas, una receta de temporada

Cuando empieza a hacer frío y las lluvias son a menuda, lo que más apetecen son este tipo de comidas como la crema de setas que os traigo hoy.

Una crema de setas muy sencilla y rápida de preparar. Y, lo más importante, que podemos hacer muy a nuestro gusto para que comerla sea todo un banquete de dioses. Ya sea con especias que le vayan bien, o que nos encajen en nuestro paladar. Yo he optado por el comino, pero también la nuez moscada, el curry, la cúrcuma… Aquello que podáis imaginar que le puede ir bien.

Y sobre el puré o las cremas, ¿alguna vez os habéis imaginado de dónde vienen? La palabra puré viene del francés purée, que significa algo así como refinado. Y se asocia a una técnica culinaria en la que se tritura uno o varios ingredientes, una vez cocidos o asados, para que se forme una pasta densa y uniforme. Normalmente, estos ingredientes son verduras, hortalizas… Pero también frutas, legumbres, incluso carnes. Muchos se asocian directamente a edades más prematuras, ya que los niños, desde pequeños, se alimentan de esta forma por ser una manera sencilla de comer los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento y sin necesidad de masticar.

Sobre la protagonista de hoy, las setas, hay una mundialmente conocida. Tanto que su presencia es capaz de protagonizar un cuadro y convertirse en obra de arte. Hablo de la famosísima sopa Campbell’s de champiñones. Que también es conocida como la “Bechamel de América”. La marca Campbell Soup Company empezó a popularizar su lata de champiñones en 1934, y de allí, a protagonizar un cuadro o hacerse referente mundial con su receta estrella.

La de hoy, además de casera, es muy sencilla y seguramente, mucho más saludable. Puesto que sus ingredientes principales son las setas, y el caldo de pollo, que también podría ser perfectamente uno vegetal. Eso sí, lo más natural posible.

Ingredientes para la Crema de setas:

  • 300 gr. de setas variadas
  • 1 lt. de caldo de pollo ANETO Natural
  • 4/6 chalotas
  • 1 diente de ajo
  • raíz de jengibre
  • sal
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 200 ml. de nata para cocinar
  • rúcula y anacardos, para servir

Preparación de la crema de setas:

En primer lugar, prepararemos un sofrito. Para ello, pelamos las chalotas y el ajo. Chafamos el ajo con el cuchillo, y lo ponemos en una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, para que le dé sabor. Cuando esté dorado, lo retiramos y desechamos. Ahora, picamos las chalotas finas, y las ponemos en el aceite. Bajamos el fuego, y dejamos que se pochen hasta que transparenten. A continuación, pelamos la raíz de jengibre, y rallamos sobre la cebolla aproximadamente unos 2 cm. de la raíz. Removemos bien para que los sabores queden bien impregnados. Cuando la cebolla esté transparente, vertemos las setas. Añadimos la sal, y el comino, y removemos bien. Dejamos que se saltee durante unos 5 minutos.

Ahora, vertemos el caldo de pollo. Subimos el fuego, y dejamos que cueza, aproximadamente unos 20 minutos. Pasado el tiempo, vertemos también la nata, y removemos bien. Dejamos que haga chup-chup durante unos 10-15 minutos más. Seguidamente, lo pasamos al vaso de la batidora, y trituramos hasta conseguir un puré fino. Si queremos una textura más suave, lo colaremos con un chino.

Para servir, decoramos con unas hojas de rúcula y unos anacardos crudos.

 

Delicious Martha

Delicious Martha

1 comentario

  • Julia
    01/12/2017 en 7:58 pm

    Si hay algo que no puede faltar en otoño son las setas y las castañas. Sin duda, en textura crema y calentita para estos días de frío no puede ser mejor plato. Aunque es un producto que nunca falla, un revuelto con la variedad de setas perrechico ¡está para chuparse los dedos!. Ahora solo queda poner en práctica tu receta.

Leave a Comment