Cheesecake saludable de naranja

¿El cheesecake saludable de naranja faltaba en mi recetario de tartas de queso, verdad?

Sí, faltaba… Aunque es difícil buscar entre taaaantas tartas de queso. Y es que esta cheesecake saludable de naranja es parte de un reto (raro en mí también…). Entre estas tartas y los retos, no doy abasto 😉

Justo antes de irme a Puerto Rico, los que me seguís por Instagram no habéis perdido detalle de cada minuto en el Caribe acompañándome, Judit de @dracookinghealthy me propuso elaborar una tarta de queso, un postre muy mío, pero que fuese super saludable. Sin azúcares refinados ni muchos ingredientes bomba que digo yo.

Y la cuestión es que, aunque las tartas de queso sean sumamente versátiles, hacerla completamente saludable no es sencillo. Pero vamos, que es mucho más ligera que cualquiera que puedas encontrar en una bakery en Nueva York seguro.

Aquí, no renunciamos al queso, aunque usamos un mascarpone que es del todo aceptable. No vamos a ponernos quisquillosos… Y además, he usado stevia (esto es algo que debéis fijaros mucho en el envase, puesto que algunos edulcorantes no soportan las altas temperaturas, y en este caso no la horneamos, pero si lo hiciéramos, tiene que ser endulzante apto para hornear). También cabe la posibilidad de ponerle miel, o sirope… Lo que estamos rechazando en este caso es el azúcar refinado, la crema de queso de mala calidad… Y le aportamos el dulzor con la canela y un toque exótico con el cardamomo. ¿Verdad que suena bien? Pues os aseguro que sabe mejor.

Por último, si queremos darle textura aireada pero no usar nata montada… El aquafaba es nuestro gran aliado. Son las claras de huevo veganas, o lo que es lo mismo y menos cool, el agua de cocer los garbanzos. Que como sabéis, actúa de la misma forma que las claras montadas, pero sin encontrarnos el problema de muchos por consumir huevo sin cocer. Aquí no hay riesgo alguno. Y de sabor, no notaremos en absoluto lo que es. Simplemente le aportamos textura de mousse a nuestra cheesecake saludable de naranja. Fantástico, ¿verdad? Pues vamos a ver cómo la preparamos.

Cheesecake saludable de naranja

Ingredientes para el cheesecake saludable de naranja:

Para la base del cheesecake saludable de naranja:

Para el relleno del cheesecake saludable de naranja:

  • 300 gr. de mascarpone
  • 150 ml. de aquafaba, el agua de cocer los garbanzos
  • 4 hojas de gelatina
  • 150 ml. de zumo de naranja
  • un yogurt griego
  • una cucharada de stevia, u otro endulzante al gusto
  • 1 pizca de canela y una de cardamomo

Para la cobertura del cheesecake saludable de naranja:

Preparación del cheesecake saludable de naranja:

En primer lugar, prepararemos la base. Para ello, podemos hacer un bizcocho sencillo, tipo genovés como éste, y seguiremos las mismas instrucciones, con la mitad de cantidad. O bien con las galletas que más nos gusten. Las cantidades, para un molde de 18 cm. como esta tarta, serán unos 100 gr. de galletas trituradas junto a 6 dátiles deshuesados y triturados, 4 cucharadas de aceite de coco y 2 cucharadas de mantequilla de frutos secos (también podría ser solo 60 gr. de mantequilla fundida). Una vez tengamos la base en el molde, bien compacta, refrigeramos.

Vamos con el relleno. Para ello, hidratamos primero las hojas de gelatina en agua fría y las dejamos 10 minutos. Escurrimos y reservamos. Ahora, exprimimos la naranja, colamos para retirar la pulpa, y calentamos en el microondas hasta que rompa el hervor. En este punto, añadimos la gelatina y removemos para que quede totalmente disuelta.

Por otro lado, ponemos el mascarpone en un bol, junto al yogurt. Rallamos la piel de la naranja bien fina, y la incorporamos. También la canela y el cardamomo. Para endulzar, como os indico en los ingredientes, podemos añadir miel, sirope o en mi caso, una cucharadita de stevia. Os recomiendo que probéis y añadáis más para dejar el dulzor justo que os guste. Con cuidado, vertemos el zumo con la gelatina, y removemos todo bien.

Por último, montamos a punto de nieve la aquafaba, con las varillas eléctricas, como si fuesen claras de huevo. Cuando estén bien montadas, las añadiremos al resto como si fuesen claras. Con movimientos suaves y envolventes para que no pierdan aire.

Cuando tengamos una mezcla uniforme, la vertemos sobre la base, y refrigeramos un mínimo de 4 horas. Antes de servir, podéis decorar con fruta fresca, mermelada casera como en mi caso, o unos hilos de chocolate fundido.

 

Delicious Martha

Delicious Martha

Leave a Comment