A continuación te voy a presentar una de mis recetas fetiche para cuando hace frío, una crema de calabaza y ricotta.

¿Quieres una deliciosa crema de calabaza y ricotta para cenar? Es una alternativa saludable, sencilla y facilísima de preparar. Una vez tengas la calabaza asada, no tardarás más de 5 minutos en tenerla lista.

Y lo mejor de todo, que con esta crema de calabaza y ricotta te nutres, te alimentas, y disfrutas de todo su sabor y sus vitaminas.

No te pierdas a continuación cómo prepararla y, sobre todo, anímate con ella. Te encantará a ti y a todos tus comensales.

Además, puedes preparar el doble de cantidad y guardarla refrigerada. Aguanta hasta 5 días en la nevera en perfectas condiciones.

Crema de calabaza y ricotta

Ingredientes para la crema de calabaz ay ricotta para 4 personas:

  • 450 g. Calabaza asada al horno
  • 150 g. Queso ricotta
  • 60 g. Grana padano u otro queso madurado
  • sal, pimienta negra, jengibre molido, nuez moscada, cardamomo y una pizca de cúrcuma
  • 600 ml. de caldo vegetal o agua
  • Semillas, ricotta y grana padano para decorar.
Crema de calabaza y ricotta

Preparación de la crema de calabaza y ricotta:

Lo primero, es tener la calabaza asada. Para ello, pondremos la calabaza, abierta por la mitad, en el horno, a 220ºC hasta que esté tierna. Dependiendo del tamaño puede ser que tarde entre 45 minutos o un poco más. Lo importante es que quede ligeramente caramelizada, para que así le aporte un sabor a la crema que prepararemos con ella.

Si no, podríamos cocer la calabaza en agua, o incluso en el microondas, pero teniendo en cuenta que el sabor no será exactamente el mismo.

Para preparar esta crema de calabaza y ricotta, simplemente tritura todos los ingredientes, exceptuando el caldo y los toppings, en una batidora o un procesador de alimentos.

Es mejor que, para que quede homogéneo y suave, uses un robot con suficiente potencia para triturarlo todo muy fino.

Cuando tengas una crema espesa, añade el caldo, o agua si lo prefieres, poco a poco. Iremos añadiendo y batiendo al mismo tiempo, para que vaya cogiendo textura y la consistencia que queremos.

Ahora, cuando esté a nuestro gusto, la probamos para rectificar de sal o especias. Y seguidamente, la calentamos un poco para servir. Por último, decoramos con los toppings y listo.

Por último, sirve y decora con las semillas.

*Aguanta en perfectas condiciones hasta 4 días en la nevera.

Crema de calabaza y ricotta

Si quieres alguna receta de crema para ir variando, aquí tienes una de guisantes que es deliciosa. Y otra de setas.

Pin It on Pinterest