Cheesecake banoffee

Cheesecake banoffee

¿Otra versión de tarta de queso? Sí, queridos. Esta cheesecake banoffee entra en el reino de mis tartas de queso. ¿Alguien querría un libro completo con todas mis tartas? Yo ahí lo dejo, ¡EDITORIALES DEL MUNDO!

No voy a decirte lo rica que está porque en este caso ¡salta a la vista! Eso sí, si no eres de plátano, mejor que la obvies, esta no es tu tarta. Y otra cosita que me han preguntado muchísimo: ¿Se puede sustituir el plátano? Pues bien, es como si me dices que si me puedo quitar un brazo. Dejaría de ser yo tal y como soy. Una cheesecake banoffee de plátano y caramelo sin plátano lo mismo. Estaría falta de algo. Te recomiendo que la hagas tal cual. Es divina 😉

cheesecake banoffee

Los ingredientes que vas a necesitar te los dejo a continuación:
Para la base del cheesecake banoffee (en un molde de 15 cm. desmontable):

  • 100 g. anacardos/almendras
  • 60 g. dátiles
  • 15 g. aceite de coco
  • 1 cucharada de cacao

Para el relleno:

  • 450 g. queso crema (a temperatura ambiente)
  • 90 g. eritriol (u otro edulcorante)
  • 2 huevos M
  • 1 plátano
  • vainilla (opcional)

Para el caramelo:

  • 90 g. anacardos
  • 60 g. dátiles
  • 40 g. agua
  • 1 cda. vainilla
  • canela
  • 1 plátano decoración.
cheesecake banoffee

Y para la preparación…

En primer lugar, preparamos la base. Para ello, tritura todos los ingredientes en una picadora eléctrica hasta tener una textura de arena mojada. Ahora, vierte dentro del molde de 15 cm. de diámetro desmontable, previamente forrado con papel vegetal. Extiende y presiona con una cucharada para que adquiera la forma y quede compacto. Deja a un lado.

Ahora, preparamos el relleno de la cheesecake de plátano. Para ello, vamos a batir ligeramente el plátano. Si no está muy maduro podemos ponerlo un minuto en el microondas, sacarlo y dejar enfriar. Lo machacamos y combinamos con el eritritol, la vainilla y los huevos. Batimos bien. Por último añadimos el mascarpone o queso crema, que es mejor que esté a temperatura ambiente. Batimos lo justo para que todo esté integrado, sin pasarnos en exceso para no añadir aire a la masa. Vertemos sobre la base y nos la llevamos al horno precalentado. Horneamos durante 50-55 minutos a 190ºC.

Esperamos a que enfríe para desmoldar. Como siempre digo, estas tartas es mejor prepararlas de un día para otro. Los sabores se asientan y quedan mucho más ricas.

Una vez fría y reposada, preparamos el caramelo triturando todos los ingredientes en una picadora, hasta tener una textura ligera. Si es necesario añadimos agua hasta obtener la textura. Repartimos sobre la tarta y decoramos con un plátano a rodajas y sirope de chocolate justo antes de servir.

Deja una respuesta