El desayuno americano: Original Toll House Cookies (Chocolate Chip Cookies)

Si nos dicen Chocolate Chip Cookies pensamos directamente en Estados Unidos. Porque, efectivamente, aunque este dulce sea conocido en todo el mundo, siempre ha estado muy vinculado a la gastronomía norteamericana.

El desayuno americano: Original Toll House Cookies (Chocolate Chip Cookies)

No es la primera vez que en Delicious Martha hablamos de una receta nacida «por error». Tal y como surgió la tarte tatín u otras muchas delícias, también pasó con las Toll House Cookies.

Ruth Wakefield, junto a su marido Kenneth, compraron una casa de estilo colonial, en 1930, que hasta el momento había servido de hostal para pasajeros que hacían descansos en sus viajes a caballo entre Boston y New Bedford, aprovechando para pagar los peajes (Tolls) y comer. El matrimonio quiso continuar con dicho negocio, conocido como Toll House Inn.

Ruth se encargaba de la comida para los allí alojados, popularizándose en poco tiempo por toda la zona.

En 1933, cuando el negocio ya hacía tiempo que había arrancado, Ruth fue a preparar las Butter Drop Do Cookies, unas galletas de mantequilla que regalaba a sus invitados para que se llevaran antes de partir. En el momento de su elaboración se dio cuenta que el cacao en polvo que usaba se había terminado y tuvo que improvisar. Así que decidió usar una tableta de chocolate Nestlé cortada a pedazos muy pequeños (como las chocolate chips actuales) pensando que al hornearlas se derretirían y quedaría la masa chocolateada.

Cuando las sacó del horno vio como los trozos de chocolate que había incorporado seguían intactos entre la masa, pero al darles un bocado, el chocolate aún caliente le daba una cremosidad estupenda a la galleta crujiente. Decidió regalarlas de esta forma apodándolas Chocolate Chip Cookies.

El desayuno americano: Original Toll House Cookies (Chocolate Chip Cookies)

Pronto le pidieron la receta de estas galletas, que fue publicada por el mejor periódico de Boston, bajo el nombre de Toll House Cookies y las ventas de las tabletas Nestlé se vieron significativamente incrementadas. Hasta el punto que la receta de la señora Wakefield empezó a imprimirse en el envoltorio de las chocolatinas y ella recibiría de forma gratuita todo el chocolate que necesitara.

En 1939, Nestlé sacó a la venta las pepitas de chocolate ya elaboradas para incorporar en la masa de las galletas, con su receta impresa en el packaging (hoy en día aún se encuentran de esta forma).

Un año más tarde, Ruth Wakefield publicó dicha receta en su primer libro de cocina Toll House: Tried & Tested Recipes.

El desayuno americano: Original Toll House Cookies (Chocolate Chip Cookies)

 La entrada de hoy va especialmente dedicada a mi hermano, por los recuerdos que me trae la receta por su parecido a las Chips ahoy!. Aunque él preferiría un smoothie de fresa antes que el vaso de leche.

Ingredientes:

  • 300 gr. harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 250 gr. de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 150 gr. de azúcar blanco
  • 150 gr. de azúcar moreno
  • 2 huevos M
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 tabletas de chocolate Nestlé, cortadas a trozos pequeños (mejor si son las pepitas Toll House auténticas)
  • 100 gr. de nueces, troceadas

 Preparación:

Con unas varillas, batir la mantequilla con los dos azúcares y la vainilla hasta obtener una masa homogénea.

Añadir un huevo e integrar muy bien antes de añadir el segundo.

En un bol a parte, mezclar la harina, junto a la levadura y la sal. Tamizar e ir incorporando poco a poco a la mezcla anterior.

Cortar el chocolate y las nueces y verter en la masa, integrando bien todos los ingredientes.

Tapar con papel film y dejar reposar refrigerado durante 8-12 horas.

Sacar del frigorífico, precalentar el horno a 190ºC y forrar una bandeja con papel sulfurizado.

Con un sacabolas de helado, disponer la masa sobre la bandeja, haciendo montones del mismo tamaño  y dejando espacio entre unas y otras porque crecen al hornearse.

Introducir en el horno durante 10 minutos, o hasta que estén doradas.

 Sacarlas y dejarlas templar un par de minutos. Pasarlas a una rejilla y dejarlas enfriar por completo a temperatura ambiente.

Una vez frías, guardarlas en un recipiente hermético.

NOTAS:

  • Se pueden congelar, tanto la masa entera como las bolas antes de hornearlas, para poder disponer de estas deliciosas galletas siempre que queramos
  • Personalmente me encanta el chocolate negro, pero podemos cambiarlo al gusto, usando con leche, blanco, o combinándolo
  • Podemos sustituir las nueces por avellanas o prescindir de ellas y aumentar los trozos de chocolate
  • Recién salidas del horno están deliciosas… ¡Cuidado con las quemaduras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.